Rugby: ¬° Grande los chicos !

23/09/2008 - Tucum√°n Rugby tiene un semillero realmente envidiable. La cantidad y calidad de los chicos que todos los fines de semana vienen al club a divertirse y nutrirse de las sanas ense√Īanzas que el Rugby les ofrece, son nuestro orgullo y nuestra permanente preocupaci√≥n.

 

El pasado no fue un sábado cualquiera: la M.7 junto a la M.8 recibieron la visita de dos leyendas vivas de los verdinegros: ni más ni menos que Basilio Carrasco e Isaías Nougés. Ambos departieron momentos muy agradables con los chicos quienes se portaron de manera excelente, escucharon con atención y pudieron preguntar lo que quisieron. No podían creer que las dos medallas que Basilio ostentaba, habían sido obtenidas hace apenas un par de semanas. Todo un ejemplo para ellos, al igual que Yita Nougués quién les habló con esa picardía tan propia y les dio incluso algunos consejos del juego, como ser la técnica de atrapar una pelota de arriba. (que soy testigo, utilizaron l día siguiente)

 

 

Fue una mañana única, en donde las generaciones más jóvenes y más veteranas compartieron juegos, risas y enseñanzas.

 

 

Los chicos seguramente siempre recordarán con cariño el tiempo que estos dos “FUNDADORES DEL CLUB” les otorgaron. Ellos podrán decir que un día fueron entrenados por esas leyendas que han hecho la grandeza, el espíritu y la esencia de nuestro club.

 

 

Todo ello fue documentado por Uki Bascary para su programa televisivo: "Los Chicos del Rugby", que se pasará por el canal 16 de CCC.

 

 

Pero la cosa no terminó allí: el domingo recibimos a nuestros amigos de Universitario, club con el que nos une una profunda amistad, más allá de una sana pica deportiva. Como siempre los partidos entre los chicos fueron divertidos, jugados de manera sana y limpia, y la frutilla del postre vino cuando Emilio Valdez (hijo de nuestro gran amigo Cacho Valdez) y José María Posse, ambos entrenadores de infantiles de Uni y Tucumán Rugby respectivamente, tuvieron la idea de mezclar ambos equipos: un grupo se dio vuelta la camiseta y el otro mantuvo los colores de sus clubes. Como resultado, los chicos se divirtieron aún más y aprendieron que no existen en el deporte enemigos, sino adversarios circunstanciales, que pueden jugar juntos en cualquier momento (y de seguro varios de estos chicos compartirán seleccionados en el futuro), se aprendieron los nombres y apodos de todos ellos y luego en el tercer tiempo se los vio conversando animadamente. Esos chicos de UNI saben ya que en Tucumán Rugby siempre se los recibirá con gran afecto.

 

 

Además de ser los clubes más grandes y ganadores, jugamos un rugby parecido y tenemos la misma filosofía de enseñanza. Un ejemplo pequeño de lo que digo: al comenzar el partido los chicos de la M 7 de UNI hacen una linda jugada de pases y apoyo entre ellos y apoyan la pelota a centímetros de la línea. El árbitro decidió convalidar el tanto, ya que el esfuerzo merecía el premio, además que ya se había formado un pequeño tumulto y de continuar la jugada algún chico se podía haber golpeado. La cosa es que tres chicos de UNI me vinieron a decir que su tanto no valía…¡ y tienen nada más que 7 años!. Estas son las cosas por las cuales damos con tanta alegría nuestro tiempo en formar a estas personitas, que ya están mostrando que serán futuros hombres de bien.

 

 

Sin duda, fue un fin de semana inolvidable.

 

 

José María Posse.-