A vos, que sos el gran protagonista

11/07/2008 - Si por alguna casualidad entraste en esta página y tenés ganas de hacer un alto en tu actividad, te pido me des un poco de tu atención (Un poco nomás, para que no se haga muy plomo...), para poder contarte algunas cosas.

Seguramente mucho habrás escuchado hablar a toda la gente grande que de una u otra manera te rodea en el rugby sobre...como se pasa la pelota, que hay que correr derecho, que hay que tacklear abajo, que hay que comérsela, etc. También te habrán dicho señores muy circunspectos, que a tu edad este juego no es competitivo, que tenés que respetar a tu ocasional adversario, que el rugby es una escuela de vida, que... pata tin, pata tan.
Bueno, yo no quiero hablarte de nada de eso. Solo quiero dirigirme a vos, que sos gordito o flaquito. O muy lungo o petisito, que tuviste la suerte de entrar a este mundo que como pocos marcara tu vida a lo largo de toda tu existencia.
Quisiera decirte que no te sientas muy chiquito al lado de los “monstruos” de tu club, ya que ellos si bien importantes, son efímeros como tales, y que si los clubes no te tuvieran a vos durarían poco y nada.
También quería asegurarte que siempre vas a tener un lugar reservado, si es que vos lo querés, aunque no formes parte de los mejores, ni de los mas dotados o de los más vivos, ya que el rugby, como pocos, es un juego de equipo en donde todos necesitan de todos y en donde la genialidad de dos o tres jugadores de nada sirve sin el apoyo de resto.
No te olvides nunca y si alguno de tus mayores lo hace, te pido se lo recuerdes, que vos no sos un hombre en chiquito que todo lo puede, ni que sos un cachorro de puma.
Si sos, y eso es lo más importante, un cachorro de hombre, al cual todos los adultos, mediante el respeto, el amor, la generosidad y la comprensión, debemos ayudar en su partido más importante, crecer .
Por ultimo te cuento un secreto que haría morir de envidia a mas de un jugador de primera a algún dirigente de tu club...
En el rugby infantil el protagonista no es el rugby, sino vos...

Chau, que te diviertas.
Por Carlos Frontera