Grandes novedades en la vuelta del rugby de la URBA

08/04/2008 - El sábado, cuando se produzca el kick-off simultáneo en decenas de canchas, dará comienzo una nueva edición del torneo de la Unión de Rugby de Buenos Aires, el certamen más relevante de clubes en el ámbito nacional.

Regresos resonantes como los de Manuel Contepomi a Newman y Gonzalo Longo a SIC; bajas sensibles como la de Horacio Agulla, que dejó Hindú por el Dax francés; y, especialmente, contratos de miles de pesos en un deporte que, en nuestro país, poco a poco va cediendo su condición de amateur y se introduce en el mundo del profesionalismo.

En lo que respecta al juego, Hindú, actual bicampeón, vuelve a aparecer como candidato de fierro. Sin Agulla, se mantiene fuerte con la experiencia de los hermanos Fernández Miranda, la frescura de Santiago Fernández e Ignacio Gauthier, y la velocidad de Francisco Díaz Bonilla. Justamente Díaz Bonilla le explicó a El Cronista cuáles son los objetivos de Hindú para 2008: “A corto plazo queremos fortalecer nuestro juego y corregir errores. Lo importante, al principio, es jugar bien. Después se verá para qué estamos”.

Otro de los favoritos, como en cada temporada, será Alumni, que no podrá contar con Santiago Van der Ghote, su capitán, hasta agosto. “Me operaron por una rotura en la rodilla izquierda. Me da bronca, pero alentaré desde afuera”, cuenta el goleador del subcampeón. Además, sostiene que “tras varios años juntos, creo que éste puede ser el momento para salir campeones. Solamente necesitamos un poco de suerte”.

Además de Hindú y Alumni, una nutrida camada de equipos aparece con chances para este año. A los gigantes SIC y CASI, se les suman los sólidos CUBA y Pueyrredón. Una incógnita será Lomas, que en 2007 no pudo superar la primera fase, pero que esta temporada buscará sorprender de la mano de Patricio Noriega, su entrenador-estrella.

Mientras va por un título que se le niega desde 2004, SIC hizo estallar el mercado con un contrato récord: 500.000 pesos a cambio de lucir como sponsors a Toyota en su camiseta y Bridgestone en su pantalón. Los tiempos cambian, los números también y el rugby se adapta.

fuente: porlosclubes.com.ar