Corazón de Atleta, la historia de Diego Elías

16/04/13- Diego Elías tuvo un accidente durante un partido de rugby y quedó cuadripléjico. Mañana a las 21 hs en el salón principal del club Tucumán Rugby, en Salas y Valdez 1500, de Yerba Buena, Tomás Gray presenta su libro “Corazón de Atleta” inspirado en la apasionante vida de Diego Elías.




Una historia que merece ser escuchada, que merece ser leída. En marzo de 1994, cuando tenía 19 años, Diego Elías tuvo un accidente durante un partido de rugby mientras jugaba en las juveniles de Universitario contra el Jockey de Rosario, y quedó cuadripléjico. A los 31 años decidió estudiar en la UNSTA. Hoy, a los 37, es Abogado, Escribano y Mediador. También da charlas y conferencias en las que cuenta su historia de vida y sobre cómo superó los distintos obstáculos. Esa apasionante vida, en la que llevó su gran vía crucis a cuesta durante tantos años, emocionó y motivó al periodista Tomás Gray para escribir el libro “Corazón de atleta”, la historia de Diego Elías. Los lectores podrán conocer, a lo largo de 164 páginas, sobre todos los obstáculos que tuvo que sortear a partir de su accidente, para poder recuperarse primero, luego de seis meses en un centro de rehabilitación de Tanti y de otros siete meses en un centro de Cuba, y luego en la misma sociedad.

Luego de dos años de charlas y más de 80 horas de grabaciones, Tomás Gray concretó  el libro sobre su historia, que lleva también el relato de los protagonistas y testimonios de gente allegada a Diego a lo largo de su vida, desde compañeros del club Universitario, entrenadores, médicos, compañeros, docentes y autoridades de la Universidad, y de amigos.

El libro “Corazón de atleta” será presentado este miércoles 17 de abril, a las 21, en el salón principal del club Tucumán Rugby, en Salas y Valdez 1500, de Yerba Buena. El libro será presentado por el destacado historiador y novelista Abel Novillo, y el acto se complementará con la participación de los músicos Fernando de la Orden y Belén Peiró, quienes, en distintos momentos, le cantarán temas dedicados al protagonista del libro.

DIEGO ELIAS
Cuando uno quiere puede alcanzar los objetivos propuestos. Por más difíciles que estos parezcan. Basta con ver el ejemplo de Diego Elías, un joven cuadripléjico, hoy Abogado, Escribano y Mediador.

Le faltaba poco para cumplir los 19 años y su vida dio un giro inesperado. Un tackle en una cancha de rugby truncó sus sueños de deportista. Pasaron 19 años y, lejos de abandonarse, luchó cada día para mejorar.

“No quería ser un estorbo y comencé a estudiar; quería salir adelante. Un día, Nicolás Avellaneda me dijo que tenía que estudiar en la UNSTA y me puso en contacto con Alvaro Cruz Prats. El me reunió con la doctora Isabel Rico de Aguilar (secretaria académica); así surgió esta posibilidad. Los considero mis padrinos académicos. Cada vez que rendía un parcial me gustaba ir a verlos”, comentó Diego.

Una lesión sufrida durante un partido de rugby le cambió la vida. Sin embargo, Diego no tiene rencores. “Al contrario, el rugby me ayudó a salir adelante, me enseñó todo lo que hoy aplico en la vida. Cuando jugaba y perdía, no había tiempo para lamentarse, teníamos que pensar en el próximo partido. En la vida es lo mismo. No hay tiempo para lamentos, tenés que seguir adelante”, comentó.

“En el rugby siempre tuve una desventaja física. Cuando jugaba era el más chico, pesaba 60 kilos y había que suplir esa diferencia por otro lado. Hoy es lo mismo. Para llegar a algo tengo que esforzarme el triple. Me lo enseñó el rugby y esto me ayudó mucho en mi etapa de rehabilitación”, añadió Diego en una charla mantenida hace un tiempo.

“También aprendí mucho cuando llegué a la facultad. Me dieron una gran lección de solidaridad. Después de varios años, me siento con renovadas esperanzas de que todavía hay lugar para los discapacitados", señaló. "Siento que tengo una deuda pendiente por haberme perdido 10 años de mi vida en los sanatorios”, agregó  por entonces quien supo superar cada obstáculo que se le presentó en una vida nada fácil y llena de piedras en el camino. Igual, las fue sorteando una a una mirando siempre adelante.

A los 19 años se quedó cuadripléjico, a los 36 se recibió de Abogado. En el medio se escribió su historia, de sufrimientos, adversidades, alegrías, satisfacciones...

Pasaron muchas cosas, buenas y malas, y hoy las puede contar con orgullo. Siempre junto a su padre Antonio como fiel escudero, fueron recorriendo los senderos de esta vida y ganando cada batalla presentada.

Hoy vive su presente aunque no olvida lo pasado. Accidente, operaciones, tratamientos, rehabilitaciones, trabajos, estudios, profesión. Un largo camino pero recorrido con una enorme pasión y, sobre todo, muchas ganas de vivir y de salir adelante.

Por eso Diego es un ejemplo. Su espíritu de lucha también lo es. No debe ser nada fácil poder superarse en sus condiciones pero Diego lo logró y hoy transmite su mensaje de una forma muy natural: "Se puede".

"El día que me recibí, lo primero que se me vino a la cabeza fue la imagen de mi viejo sentado en la puerta de la terapia intensiva mientras yo le preguntaba por cuánto tiempo se extendería esto", cuenta Diego tras haberse convertido en abogado. "Recibirme fue tomarme la revancha por los años que pasé encerrado", resumió.

Pasó mucha historia desde aquél día. Su gran espíritu de lucha le permitieron salir adelante. El mismo que intenta transmitirnos a todos de que "se puede".


SU PERFIL

•Edad: 37 años (nació el 12/4/75).

•El Rugby: llegó a Uni a los 6 años. Jugó de wing en las div. juveniles.

•El accidente: el 13 de marzo de 1994, a un mes de cumplir los 19 años. Durante un amistoso con Jockey de Rosario, un tackle lo dejó tendido. Comenzó otra historia de su vida.

•Primeros tiempos: estuvo internado en clínicas de Tucumán, Córdoba y Cuba, donde hizo trabajos de rehabilitación.

•El presente: se recibió de Abogado, Escribano y Mediador en la UNSTA.

•Inseparables: su papá Antonio está siempre a su lado. "Es mi gran apoyo".