Cuadrangular: Lo que dejó la Copa “Juan Carlos Griet”

27/03/13- Hay torneos que pasan dejando huellas imborrables y un legado que difícilmente pase al olvido, mucho más si en su desandar emergen las figuras emblemáticas de viejos dirigentes que se fueron pero que siempre vuelven en merecidos homenajes.










































El fin de semana que pasó se disputó esa clase de torneos. Tucumán Rugby fue la sede donde más de 700 jóvenes del club local, Tala, SIC Y Jockey de Salta, dejaron todo tras el cuero para alzar la copa “Ingeniero Juan Carlos Griet”. Pero pasemos a la persona en  cuestión.

¿Quién fue Juan Carlos Griet?
El baúl de los recuerdos del historiador tucumano José María Posse dice lo siguiente en la pluma de Yita Nougués: “Fue una figura esencial en la historia de Tucumán Rugby fue la del Ingeniero Juan Carlos Griet. Llegó al club en 1946 y se quedó para siempre en la institución verdinegra. Primero como jugador, luego como dirigente. En 1970 fue presidente del club por más de veinte años. Es imposible recordarlo sin mencionar su bondad con firmeza; su mesura y amplitud de criterio que hicieron de él al hombre de consulta en los momentos difíciles del rugby tucumano. Juan Carlos se inició directamente en primera división, integrando la segunda línea junto a mi padre. Duro y noble, no le sacaba el cuerpo a ningún entrevero. Junto a Pepe Terán, Raúl Frías Silva, Rofi Montini y yo mismo, integramos el seleccionado de la entonces Unión de Rugby del Norte en su primera presentación en Buenos Aires para enfrentar al seleccionado de Capital en el  Campeonato Argentino de l949”

Desde casi la misma óptica, pero distinto punto cardinal la humanidad del ex puma y periodista Nicanor González del Solar lo recuerda de ésta manera:

“La historia del rugby tucumano le debe mucho a dos hombres. Uno fue el inolvidable presidente Lisandro Carrizo, que peleó por la dignificación del rugby tucumano y el de las otras provincias, cuando Buenos Aires creía ser omnipotente en la UAR.  El otro hombre fue el querido “Mudo” Griet. No muchos saben con qué tino, con qué cordialidad acercó a los porteños a su club y como frenó la arrogancia de los que llegaban de la Gran Ciudad. Lo descubrí cuando vivía Carlos (Veco) Villegas otro inolvidable personaje del deporte de los tackles. Jugó SIC un cuadrangular y Griet fue un anfitrión fenomenal”.

Sus hijos y nietos y amigos estuvieron el fin de semana recodándolo en el mismo suelo donde Griet plantó su semillero de pasión. También estuvieron los que no lo conocieron, pero saben de su obra por la historia y sus memoriosos. Un cuadrangular juvenil organizado por Manuel Terán y por Tucumán Rugby, le dio esa posibilidad a cientos de personas recordar, conocer, revalorizar y tomar ejemplo, de un ser que no está físicamente, pero si presente en la memoria de los que saben cuál es el camino original es su esencia más pura. Por eso nos preguntamos. ¿Qué sentirán las nuevas generaciones al ver semejante evocación? Seguramente las respuestas serán diversas, pero en su estocada final tendrán el mismo impacto: valorizar la figura de un ser que dejó una cimiente firme, de valores fuertes y por sobre todo de vínculos imborrables dentro y fuera del rugby de Tucumán.

Ojalá este tipo de evocaciones se repitan. No debemos olvidar, ni jamás desprendernos de nuestra esencia. O como dice el himno Nacional, “Sean eternos los laureles que supimos conseguir”. Levantemos juntos lo laureles de la memoria este 29 de marzo cuando recordemos a Griet a 20 años de su partida.

Imaginemos que ya hay, ya se están formando y pronto llegaran hombres con valores como el “Mudo”. Que lejos de dejarnos su silencio, aún sin conocerlo, nos ofreció y nos ofrece la enorme posibilidad de recordarlo por lo que hizo y por lo que seguramente seguirá haciendo desde el legado que dejó. Legado que se resume en una sola frase de su amado Tucumán Rugby: “Más que un club, una amistad”. Allí nace el motivo, eso es lo que no se debe perder.

Fuente: tercertiemponoa.com