CUENTOS OVALADOS: “COCHOQUÉ”, MÁNAGER DE LOS PUMAS

Un homenaje a nuetro amigo.















































La tarde era ideal llegarse al Tucumán Rugby y disfrutar del primer “Torneo de los Históricos”. En dicho evento se juntaban glorias y las camadas que dieron grandes alegrías al club de Marcos Paz volvían a verse las caras. A la cita no faltó nadie y mucho menos Juan José Garma, o como todos lo conocen, “Cochoqué”. Garma estaba a cargo de la mesa de control, de llevar agua a los jugadores, de ver la performance de los mismos y de hacer todo lo que Julio Paz le dijera, dentro de la logística de un torneo que requería de sus servicios especializados. La jornada arrancó normal con los partidos jugándose con gran emoción, hasta que el celular de “Cochoqué” (en timbre romántico) lo alertó de una llamada que le cambiaría la vida.

-  ¿Hola…con Juan José Garma? (escuchó)
-  ¡Si!, él habla. ¿Quién es? (replicó el gran manager)
-  Hola, un gusto, te habla Agustín Pichot. Recién hablé a tú club y me dieron tu número. Te llamo para hacerte un ofrecimiento. ¿Podemos charlar un ratito? “Cochoqué” hizo una pausa que no duró una eternidad y contestó. ¡Si!, decime… ¿qué necesitas?

Pichot pasó a explicarle que el Manager de Los Pumas, Rodrigo Jiménez Salice, no viajaría a la próxima gira con el equipo por temas personales y había escuchado hablar bien de él dentro de su trabajo con su club y con Los Naranjas en la época de oro. Pero por sobre todo, había visto el afecto de la gente al votarlo en “Los Guardianes del Rugby”. Cacho Castillo me habló bien de vos, al igual que el Cheto Santamarina. ¿Te gustaría sumarte al plantel de Los Pumas?” culminó Pichot que además le comentó que estaba listo su pasaje y que luego lo volvería a llamar para ultimar detalles. Garma quedó casi inmóvil y solo contestó un ¡Siiiii! tan grande como su pasión por el rugby. Se lo comentó a todos en pleno torneo y la noticia corrió como reguero de pólvora por las redes sociales. Fue tanta la repercusión, que Garma le solicitó al profesor Cacho Banegas ofrecer una conferencia de prensa en el Salón Blanco de Casa de Gobierno, para poder atender a todos los medios a la vez y no dar notas  exclusivas.

Con una mezcla de emoción y profesionalismo, Juan José Garma preparó todo para su nuevo desafío con Los Pumas. Sabía que no podía dejar nada librado al azar y preparó su bolso con todo lo que no le pude faltar: arena para los pateadores como el las viejas épocas de Santiago Mesón.
Dos camisetas inolvidables de Tucumán Rugby y de Los Naranjas, su libreta personal donde anota mensajes de afecto a sus amigos y donde escribió la frase “Nunca me olvido de donde vengo, para saber a donde voy”. Cargo su ropa personal, y su bolso donde lleva todos los papeles de la Unión de Rugby de Tucumán y de su club.

Antes de partir recibió los consejos y las “bendiciones” de Julio Paz, “Willy” Lamarca y el “Mono” Rizzo. Se vistió de traje y usó una corbata de Los Pumas que compró en el viejo Barbarians. Su figura se perdió en la manga de aeropuerto tucumano rumbo a Ezeiza. Alli lo esperaba “Tati” Phelan y su staff. Allí lo esperaba su sueño de tantos años…su sueño por fin cumplido.

Dedicatoria

A Juan José Garma. O mejor dicho a “Cochoqué”. Un símbolo de su club, un verdadero “Guardián del Rugby” y el mejor ejemplo de ésa frase que dice: “Más que un club una amistad”.

Fuente: tercertiemponoa
Redactor: Patricio Guzmán