MISCEL√ĀNEAS JUNTO A JULIO PAZ

Hablar de Julio Paz en cualquier parte del pa√≠s, e incluso en el exterior, es hablar de Tucum√°n Rugby. Represent√≥ y representa al club de la forma m√°s destacada, como jugador, entrenador y dirigente. Fue uno de los presidentes m√°s progresistas del club, actualmente se desempe√Īa como Presidente la Uni√≥n Tucumana de Rugby.

Comenzó en el Rugby a los 12 años, de la mano de sus amigos Gerardo y Lucho Remis y del “Negro Tula”, quienes lo llevaron a Natación y Gimnasia. Pero ya en 1955 estaba jugando en Tucumán Rugby, donde debutó en primera división en 1956 en un partido que ligó, casi de casualidad, con tan sólo 15 años.
A los 16 años tuvo su primer convocatoria al Seleccionado Tucumano de Rugby.
Había jugado de manera destacada también al fútbol en Argentinos del Norte, pero cuando tuvo que elegir entre jugar en la primera de ese club, o continuar con el Rugby, no dudó ni un segundo.
Era un apasionado de éste deporte, al punto que cuando aún tenía edad de cuarta división, jugaba con sus compañeros los sábados por la mañana. Se aparecía por los partidos de segunda para ver si faltaba algún jugador para entrar, lo que casi siempre ocurría. Los Domingos hacía lo propio en partidos de primera, en donde generalmente tenía un puesto asegurado, a pesar de su corta edad.
A los 16 años ya fue seleccionado por la Unión Tucumana de Rugby, donde también escribiría páginas memorables.
Jugó también en el seleccionado del interior del Rugby Argentino, donde se destacó en aquél memorable partido contra los Juniors Gazeles sudafricanos en el año 1965.
Entre tantos  partidos, recuerda el del año 1955 contra el equipo “justicialista” que correspondía a la posibilidad de ascenso a primera de ese equipo de marcada raigambre peronista, en momentos previos a la revolución libertadora. Ante una verdadera multitud, el partido estaba empatado, cuando a minutos de finalizar el mismo, Julio Paz hizo una jugada pateando una pelota por encima del wing a metros del ingoal, recibiendo de inmediato un tackle sin pelota de un contrario. El referí no dudó en marcar un try pena, y el partido terminó al poco tiempo, siendo Julio sacado en andas por los partidarios contrarios a Perón.
A los 21 años ya era entrenador y jugador de la primera de Tucumán Rugby. Por entonces le ofrecieron la presidencia del club, lo que declinó, postulando junto a otros, al inolvidable Juan Carlos “mudo” Griet, de quién fue su eficaz vicepresidente durante años. Juntos llevaron al club a los primeros puestos institucionales y deportivos de la provincia.
Junto a su hermano Otto, otro gran jugador de la historia del rugby tucumano, y…conformaron la tercera línea más temible de la primera división de Tucumán Rugby de todos los tiempos. Impasables en la marca, implacables en el ataque.
Cuando en 1958 se compraron los terrenos en Yerba Buena, fue Julio uno de los propulsores del crecimiento. Diez años más tarde, el club, bajo su coordinación inició el traslado de una villa de emergencia que se encontraba pegada a la cancha. Eran 27 familias, muchas de las cuales no conocían lo que era un baño moderno. Gracias a la colaboración del Instituto de la Vivienda y a las asistentes sociales de la referida institución, se pudo dar solución a la problemática social de esa gente humilde. Los socios del club colaboraron en todo momento con esta gran obra humanitaria, incluso ayudaron con dinero, enseres, etc. También colaboraron con el traslado de todas las familias en un solo día, al cabo del cual, una topadora dejó limpio los terrenos, para así evitar la ocupación de esos lugares, los que quedaron definitivamente en el patrimonio del club.
De aquellos años recuerda nítido, el gran apoyo del Escribano Julio García Aráoz, uno de los más entusiastas colaboradores del club, quién fue además su presidente durante una década. Además de prestar su casa para los obligados terceros tiempos de la primera del club, puso mucho de su tiempo, dinero y esfuerzo en el crecimiento de Tucumán Rugby. Tenía “gestos” que lo hacían único: como cuando de su bolsillo compró una flamante pelota “Pintier” para que se entrenaran los pateadores. Eran tiempos en donde el dinero escaseaba y los elementos de juego eran poco menos que inalcanzables.
Otra persona que colaboró de manera fundamental en esos años fue el Ingeniero Luis “Chueco” Chrestia, un hombre generoso y de excepción que merece ser recordado por los innumerables servicios que prestara al club en la construcción del complejo edilicio del mismo. Con él colaboró de manera también eficaz, el Ing Fernando Bach, un destacado ex jugador que dedicó muchos años al desarrollo de la institución.
Entre los que más colaboraron en la compra de acciones para solventar las obras, estuvieron: Rafo Castillo, Victor Montini y Sawaya.
Julio Paz, tuvo además ocasión de mostrar sus dotes de conciliador, durante una “crisis de crecimiento”, al decir del Veco Villegas,  por la cual pasó el club a fines de la década del ochenta. Concepciones diferentes de juego chocaron en distintas camadas de jugadores, lo que ocasionó  amargos desencuentros. Por fin, Paz junto al “mudo” Griet, pudieron poner a las partes de acuerdo, iniciándose posteriormente el periodo más exitoso en la historia de Tucumán Rugby. Desde 1988 hasta 1993, Tucumán Rugby se consagró campeón en seis oportunidades consecutivas, conformando  un plantel que hizo historia en el Rugby Tucumano.
El Rugby le ha dado a Julio Paz grandes alegrías, es un deporte que su familia vive con pasión y entrega. Su mujer es una entusiasta concurrente a la cancha del club. Su hijo mayor: Julio José, fue Puma desde el año 1991 a 1994, además de ser un destacado integrante del Seleccionado Tucumano de Rugby durante una década y por supuesto, jugador de primera. Se destacó asimismo como entrenador del plantel superior. También su hijo Alejandro se destacó en la primera de Tucumán Rugby y Salustiano, quién por un problema de salud no pudo desarrollar su innegable talento, además de entrenador de infantiles, es el alma mater del seven de Tafí del Valle, acaso el evento rugbistico más importante en el inicio de la temporada en el norte del País.
Al respecto de ello escribe Cacho Valdez (maestro del Rugby Tucumano y fundador y Presidente del Club Universitario): “Soportar a Julio (“pintita” Paz) en la cancha y a Julia e las adyacencias, significó una dura tarea felizmente limitada a los 80 minutos de duración de un partido: Julito con sus eficaces tackles a los tobillos y Julita; con los suyos a mis orejas.
Era la pasión desatada por la suerte del equipo de elegantes y diferentes colores. Mi evocación los halla siempre juntos. De allí también, tantos y buenos hijos y nietos y, de nuevo el suplicio de los Paz aplicado a los Valdez, para impedir que mis “pasajes deportivos” sean siempre alegrados por el triunfo. Esto, una chanza; aquello, un manojo de verdades.
Estando precedentemente dicho todo sobre Julito Paz, solamente me queda reiterar que: un sábado 19 de noviembre de 2005, cuando UNIVERSITARIO RC. lo distinguió como el personaje más destacado del rugby tucumano, expresé del gran gusto de verlo acompañado de su querida y respetada familia y del honor, para mí, de hablar con franqueza sobre el afecto que despertaba en todos nosotros, de la admiración que sus auténticas cualidades nos producían y de su disposición de las mejores de ellas, para bonanza del rugby tucumano.
Que fue siempre admirado caballero y amigo de esos que, en serio, el rugby me obsequió, etc.
Agrego hoy, que circunstancia alguna, habrá de modificar conceptos vertidos con seguridad, porque cuando se es distinguido, no se cambia como tampoco los afectos que emanan naturalmente”.

Julio ha estado ligado al club por más de cincuenta años. Estuvo en cada detalle de su crecimiento institucional y deportivo. Se desempeñó además durante más de treinta años en cargos directivos y ha entregado gran parte de su tiempo libre a su club. Por tanto, para muchos de nosotros, Julio Paz es “El Señor Tucumán Rugby”. A él le debemos gran parte de lo que hoy es el club, como asimismo páginas de oro deportivas.
Fue siempre un caballero, de gestos nobles, de rectitud espartana, pero a su vez ha tenido un gran corazón. Siempre solidario, sin alardes ni eufemismos. Por ello es tan querido y respetado en el ambiente del Rugby tucumano.
En los años venideros su nombre perdurará como el de aquel que fue ejemplo para varias generaciones de Tucumán Rugby, quienes vieron en él una guía a seguir, desde lo deportivo,  dirigencial y  humano.

FICHA TÉCNICA

NOMBRE: JULIO PAZ
FECHA DE NACIMIENTO:
LUGAR DE NACIMIENTO: SAN MIGUEL DE TUCUMÁN
PESO EN SU EPOCA DE JUGADOR: 60 KG, ALTURA 1, 69
POSICIÓN: WING FOWARD
INICIOS EN EL RUGBY: AÑO 1953 EN NATACIÓN Y GIMNASIA-AÑO 1955 EN  TUCUMÁN RUGBY
DEBUT EN PRIMERA: AÑO 1956 A LOS 15 AÑOS
SELECCIONADOS: 16 AÑOS  EN EL SELECCIONADO TUCUMANO DE RUGBY, DE LOS CUALES 8 AÑOS FUE SU CAPITAN.
TÍTULOS CON TRC:
JUGADOR QUE MÁS ADMIRÓ:
OTROS DEPORTES:
LO QUE MÁS DESTACA DEL RUGBY:
EL PARTIDO MÁS RECORDADO:
CAP: TUCUMÁN RUGBY 1987.