Pablo Acuña: “El Veco Villegas es una fiesta deportiva única en el país”

17/11/2011- Cuando en 1987 Pablo Acuña, Rolo Paz y Alejandro Le Fort le dieron forma al primer Torneo Nacional de Clubes Campeones, quizás no imaginaron que, con el paso del tiempo, esa iniciativa que surgió como una necesidad de brindar un espacio al rugby formativo, se convertiría en el torneo juvenil más importante del país.

Apasionado y conocedor del deporte de la ovalada como pocos, Pablo Acuña mantiene más vigente que nunca su pasión por el rugby y por un torneo que, según él mismo aclara, lo vive con la misma intensidad de antaño. En el 25 aniversario del Veco, TERCER TIEMPO NOA charló con uno de los ideólogos de un sueño que lleva más de una veintena de años hecho realidad.

-¿Cómo surgió la idea de crear un torneo juvenil con clubes campeones de las distintas uniones del país?, y ¿quiénes participaron del proyecto?

Surgió como una iniciativa después de dar varias vueltas y giras por distintos lugares del país, entendimos que había una necesidad de hacer una concentración de jugadores, entrenadores y dirigentes sobre el rugby formativo. Nos parecía que debíamos intentar hacer un aporte distinto para ver de mejorar. Los que participamos de la idea original fuimos Rolo Paz, Alejandro Le Fort y yo.

-En el año de la segunda edición del torneo fallece Veco Villegas y, como homenaje, decidieron que el torneo lleve su nombre. Contanos quién fue Veco Villegas.

Fue una decisión concensuada con la dirigencia del Club. El Veco era un gran amigo y colaborador de muchos clubes en la Argentina, y especialmente tenía una predisposición especial con los clubes del interior. Además el Veco tenía un vínculo muy especial con Tucumán Rugby, y en especial con Julio Paz, con quien entiendo era muy amigo. Fue un docente del rugby y le encantaba compartir sus conocimientos en charlas interminables.

Cuál fue la respuesta que tuvieron de los clubes cuando le comentaron acerca de la participación en el torneo que, por ese entonces, era toda una novedad

La respuesta fue extraordinaria desde el primer día. Había muchos clubes que tenían la posibilidad de participar puesto que se estaban definiendo lo torneos en sus respectivas uniones. Se mantenía comunicación con la uniones y con los clubes que tenían posibilidades de salir campeón.

-Ya pasaron 25 años de la primera edición del certamen. ¿En qué cambió la competición desde ese entonces hasta estos dias?

Esencialmente la competencia evolucionó de acuerdo a las distintas alternativas que mejoraron la competencia en el rugby juvenil. Pero en general, la competencia es la misma, todos los chicos quieren jugar, participar, disfrutar y, si se puede, ganar. En mi modesta opinión, se logró que el ciento por ciento de los chicos de las divisiones formativas del país a lo largo de los años sueñe con poder participar del Veco. Lo que debemos entender es que lo más importante es poder participar de una fiesta deportiva que es única en todo el país, y nosotros tenemos el orgullo que se realiza en la provincia de Tucumán, y especialmente en Tucumán Rugby, por lo que debemos sentirnos unos privilegiados.

-Durante todos estos años pasaron cientos de jugadores que, con el tiempo, seguramente llegaron a destacarse en el medio ¿De quiénes te acordás?

Hubo muchos grandes jugadores que pasaron por el Veco, como ser Gonzalo Camardón, Pablo Cremaschi, Ezequiel Jurado, Federico Serra, Santiago Fernández y muchos más. Pero el que más me impresionó, el que más me cautivó fue Martín Terán. Martín era un jugador distinto, tuve el lujo y el privilegio de haberlo entrenado, y realmente era un jugador fantástico. Estaba siempre un par de segundos antes que los demás. Era muy inteligente y con unas condiciones excepcionales.

-Según tu punto de vista cuál fue el mejor equipo que participó en el torneo y por qué

Ví grandes equipos a lo largo de las veinticuatro ediciones anteriores, y muchos que jugaron un rugby excelente. Ahora, hubo dos equipos que me causaron gran impresión y que fueron Alumni 1987 y Duendes1989. Los dos jugaron un rugby fantástico.

¿Qué mensaje les darías a los chicos que hoy tienen la oportunidad de participar en el torneo?

Que disfruten de una jornada inigualable, que disfruten de cada momento, de cada partido, de cada charla con sus pares. Es un Torneo que agrupa a más o menos doscientos jugadores de todo el país, es una vivencia única para aprender y crecer. Son 96 horas a pleno de las cuales no se puede desaprovechar ni un minuto.

-Por último. ¿Qué significa para vos el Veco Villegas?

Según mi mujer, dice que es mi cuarto hijo. En realidad lo vivo con mucha intensidad todos los años, y disfruto plenamente de cada edición. Y si es cierto que debe haber un reconocimiento importante a toda la dirigencia de Tucumán Rugby que año a año puso el hombro para que el Veco se realice.

 

Pablo Acuña

La M19 de 1989 del Tucumán Rugby Club



Fuente y Fotos: Tercertiemponoa.com.ar