Recordando al Veco Villegas: Un reportaje con Eduardo, su hermano menor

En √©ste a√Īo tan especial para Tucum√°n Rugby, instituci√≥n que est√° cumpliendo sesenta y cinco a√Īos de existencia, el campeonato juvenil ‚ÄúVeco Villegas‚ÄĚ toma una entidad diferente. Por esas cosas del destino, para √©sta ocasi√≥n nos visita por primera vez Eduardo Villegas, hermano menor del ‚ÄúVeco‚ÄĚ. Conversamos con √©l acerca de la personalidad del homenajeado.

“Siendo el menor de los cuatro hermanos varones, me unía a “Veco” una relación muy especial de hermano mayor- amigo y  con frecuencia padre, que supimos mantener de una manera muy profunda. Fue para mí un maestro en este hermoso deporte que es el rugby, y fundamentalmente mi modelo en muchos ordenes de la vida. No es para nada simple sintetizar la vida de los seres humanos integrales y “Veco”, ciertamente en lo fue”.

¿Cuales fueron los inicios de tu hermano Carlos en el rugby?
“La vocación de “Veco” por el rugby, nace de un encuentro; tal vez casual, tal vez predestinado.  Cursaba el 4° año del Liceo Militar (1960) cuando conoce a don Francisco “Catamarca” Ocampo. Hasta la forma de en que ocurrió fue especial. Resulta que el Señor Ocampo estaba buscando posibles jugadores para el equipo del Liceo, colegio en el que se practican todos los deportes. Al verlo pasar a “Veco”, lo llamó y le dijo: “Ud  tiene que jugar al rugby”. Y así fue.: “Veco” se integró rápidamente a las enseñanzas de su Maestro  y a partir de allí desenvolvió todas sus condiciones en torno al juego.
Ocampo lo eligió y privilegió, como si hubiese sabido que luego de su fallecimiento en abril de 1970, sería “Veco” el continuador de su Obra”.

¿Cuál era el puesto del “Veco” y en que se destacaba?
“Como jugador fue un forward y ocupó los ocho puestos en el scrum. Algo que no muchos conocen es que asimismo fue  pateador de su equipo. Jugó en el Liceo hasta 1969, año en que el club ganó el campeonato de 3ra. y ascendió a lo en aquel tiempo se llamaba División Superior”.

¿En que momento se desata en él su pasión docente?
“Desde 1965 (contaba con sólo 20 años), en adelante, comienza lo que sería la tarea mas trascendente de VECO: la transmisión de la enseñanza. Maestro por naturaleza, tuvo que elegir en un momento entre jugar – que es lo más lindo del rugby- y enseñar. Pero esa era su misión y así lo hizo.“Veco” poseía una extraordinaria capacidad de obtener la plena atención de sus dirigidos, ya sea en Los Pumas, en la primera del SIC ó con la división superior del Liceo, como así también con cualquier división de juveniles e incluso infantiles. A partir de ello lograba que cada uno los jugadores dieran siempre el máximo de sus posibilidades, no importaba cuanto, pero su cien por cien. Eso, ensimismo, era ya de una extraordinaria enseñanza de vida. Mas allá de la mejora en los aspectos  técnicos ó tácticos del juego”.

Los que lo conocieron, como Julio Paz de nuestro club, siempre cuentan que Carlos no perdía ocasión para hablar de rugby:
“Así es: “Veco” siempre citaba a ese maestro del Rugby argentino el Sr Ocampo que sostenía que: “Un deporte vale como consecuencia de la educación que deja a quién lo practica”. Y fue precisamente eso lo que “Veco” con una enorme pasión, humildad y dedicación inculcaba en cada una de sus entrenamientos, en cada oportunidad que se tenía de conversar con él sobre rugby.  Para ello, todo lugar era válido: sea en el campo de juego, el bar del club, una sobremesa cualquiera, la playa, las vacaciones, etc. Tenía asimismo, una enorme vocación de servicio, que se manifestaba por su gran desinterés y disponibilidad para acudir a cualquier club de todos los rincones de nuestra Argentina, para  transmitir enseñanzas de vida a través de este medio para educar que es el rugby”.

¡Qué orgullo habría tenido de haber visto la soberbia actuación de Los Pumas en el mundial, dirigidos por uno de sus discípulos dilectos, me refiero a Marcelo Lofreda:
“Sin duda alguna…mirá, mi hermano siempre sostuvo que así como el jugador se hace de abajo hacia arriba; cualquier institución sea un club, la familia, etc, se hacen de arriba hacia abajo. Por ello es clave y fundamental el ejemplo de los dirigentes y, especialmente en el caso del rugby, el ejemplo en todos los órdenes del primer equipo del club que es la base para el desarrollo y formación de un rugby con principios sólidos e inalterables. Los pumas en el mundial representaron eso”.

¿Cómo crees que hubiera tomado las divergencias que existieron entre dirigentes de la UAR y jugadores de Los Pumas, previo al mundial,
“Carlos aspiraba a un Rugby Argentino unido y fuerte, ante la adversidad de un medio difícil y cambiante. Es válido recordar a través de un pensamiento de Ocampo la idea que se quiere trasmitir: “unidos vamos a prevalecer…”. “Veco” se identificó totalmente con ese espíritu siempre

Hablanos del “Veco” cotidiano:
“Fue hijo dilecto y disponible, siempre atento a las necesidades de nuestros padres. Un esposo y padre  ejemplar, que formó una hermosa familia. Un claro modelo para nosotros sus hermanos.Vivió su vida como en el Rugby, intensamente, sin fisuras- como un scrum sólido lanzado hacia el ingoal adversario-, en forma acabada e integral, conjugando así su pensamiento, su sentir y su accionar en una actitud única ante la vida. Fue fiel a sus convicciones”.

¿Cómo siente la familia Villegas, el hecho de que hace más de 21 años un club del norte del país tenga prendida la flama del ideario del “Veco”…
“Agradecemos profundamente al Tucumán Rugby  la dedicación de todos estos años que con tanto amor, esfuerzo, respeto, pasión y espíritu de rugby han venido organizando tan magníficamente el Torneo VECO Villegas”.   
Reportaje: José M. Posse
Comisión de Cultura TRC