Invitación de lujo

Los Pumas jugar√°n en agosto pr√≥ximo un partido con Sud√°frica como festejo de los 90 a√Īos de Nelson Mandela; adem√°s, el campe√≥n del mundo agiliza las negociaciones para incluir a la Argentina en la Sanzar. Nota escrita por Nicol√°s Balinotti, ex jugador del club, para La Naci√≥n.

La gesta inolvidable de los Pumas en la última Copa del Mundo dejó una huella profunda en la memoria del rugby argentino. La proeza cruzó las fronteras y provocó un giro brusco en el escenario universal: la Argentina ya es considerada una potencia, más allá de mantener su estructura amateur y de que su seleccionado no compita todavía en un torneo profesional. Una muestra de cuán valorado es nuestro país fue la señal que dio Sudáfrica: el campeón del mundo invitó a los Pumas a jugar un partido amistoso en el festejo de los 90 años de Nelson Mandela, entre el 4 y el 9 de agosto próximo, en la ciudad de Johannesburgo.

Como si fuera poco, el apoyo sudafricano no se detiene ahí: en seis días, visitarán Buenos Aires Oregan Hoskins, presidente de la Federación Sudafricana de Rugby (Sarfu), y Mpumelelo Tshume, chairman de ese país en la International Rugby Board (IRB). Los dirigentes llegarán para reunirse con las autoridades argentinas y estudiar las alternativas y las formas de incluir a la Argentina en la Sanzar, la entidad que reúne a las uniones de Australia, Nueva Zelanda y Sudáfrica.

Alejandro Risler, presidente de la Unión Argentina de Rugby (UAR), en una charla telefónica con LA NACION, entregó más detalles acerca de la visita de Hoskins: "Vendrá a formalizar la invitación para el partido por los 90 años de Mandela, pero también para tratar la inclusión de la Argentina en la Sanzar".

La intención de la Sanzar es incorporar paulatinamente a la UAR como miembro del organismo. Es decir, primero participaría de las reuniones de consejo como oyente y en un futuro no muy lejano se estima que será parte permanente. Eso no es todo: tal como lo anticipó LA NACION el 28 de noviembre último, los Pumas serán invitados a participar del Tri Nations. Este año jugarían un solo partido (aún hay que establecer la fecha y el rival) y para 2011 se prevé el ingreso oficial a la competencia en la que actúan los Springboks, los All Blacks y los Wallabies. Además, Hoskins pretende invitar a dos equipos nacionales (uno sería el combinado de Argentina A) a participar de la prestigiosa Currie Cup, el torneo regional de Sudáfrica. Es una clara apuesta al desarrollo.

Antes del 5 del mes próximo la Argentina deberá responder si acepta la invitación para el partido de homenaje a Mandela. La presencia de los Pumas allí puede resultar un episodio histórico.

Si bien se estima que el convite será aceptado, aún hay dos cuestiones que minan el camino de incertidumbre. Por un lado, pasado mañana la UAR cambiará sus autoridades y Porfirio Carreras será ungido nuevo presidente. Pero Carreras se comunicó ayer con Risler y la sucesión está encaminada. Se descarta que Carreras aceptará la invitación, según confirmó una fuente que se reúne casi a diario con él.

El otro contrapunto surge por la poca disponibilidad de los jugadores argentinos que actúan en Francia. En la fecha en que está previsto el partido, los rugbiers se encontrarán de vacaciones y la Federación francesa les impide jugar durante ese período para sus seleccionados para evitar posibles lesiones. Sin embargo, una mediación argentina con Serge Blanco, presidente de la entidad francesa, podría resolver el problema y hacer que exista una excepción.

Las relaciones entre los dirigentes argentinos y Blanco son armoniosas, sobre todo después de que el francés Bernard Lapasset asumió como presidente de la IRB. Incluso, si es necesario, Agustín Pichot también intercedería en el asunto. El capitán de los Pumas está entusiasmado con el partido ante los Springboks.

Mucho tuvo que ver Hugo Porta en la buena relación que une a la Argentina con Sudáfrica. No hay que olvidar que el ex rugbier fue embajador en ese país durante la presidencia de Mandela, a mediados de los 90. Una anécdota: fue Mandela quien presentó alguna vez a Porta ante el papa Juan Pablo II.

La invitación de Sudáfrica simboliza un apoyo supremo a las pretensiones de los Pumas de ser incluidos en un torneo profesional. Las puertas a la elite mundial se le abren a la Argentina. Y no hay que desaprovechar esta oportunidad.

Mandela, un símbolo que disfruta del rugby
Nelson Mandela, además de ser el primer presidente democrático que tuvo Sudáfrica y el personaje que abolió el apartheid, es un apasionado del rugby. En una postal inolvidable, en 1995, le entregó la copa Webb Ellis a François Pienaar, el capitán de los Springboks, que se habían consagrado campeones del mundo tras vencer 15-12 a Nueva Zelanda, en Ellis Park, en Johannesburgo.