Hockey: Vuelve a su casa

26/01/2010 ‚Äď Cecilia Rognoni volvi√≥ a entrenar junto con Las Leonas, en el Cenard. Despu√©s de m√°s de 5 a√Īos volver√° a representar al pa√≠s en la disciplina. Compartimos una extensa entrevista concedida al diario Ol√©.


 


Aunque en su repertorio asegure que se siente una más, sobran los motivos para argumentar que Cecilia Rognoni (33 años) es una jugadora distinta. Entre las fechas que más añora, además del nacimiento de su hija Nina, está marcado a fuego el 25 de enero de 2010. Ayer, en el Cenard, Rognoni regresó a los entrenamientos con Las Leonas, luego de cinco años de ausencia en los que se mantuvo fuera de los micrófonos y la exposición pública. Durante el entrenamiento, que duró más de una hora, se exigió en lo físico dándole interminables vueltas a la pistas de atletismo con el plantel. Ya no pienso en el pasado. Me focalizo en este momento, que me hace muy feliz, dice distendida.

-¿Qué cambió para que volvieras?

-Me llamó el Chapa (risas). Lo hizo en diciembre y tuve que evaluarlo con mi familia. Yo me casé y tengo una nena de diez meses. Fue un shock, porque venía de vacaciones y tenía otro plan, que era tirarme panza arriba en la playa. Ahí me llamó Retegui, el 15 de diciembre. Me encantó el llamado y, hablándolo con mi familia, dijimos: Hagamos este esfuerzo que realmente vale la pena y apuntemos a llegar cien por ciento al Mundial.

-¿Creés que si Retegui no hubiera sido el entrenador tendrías esta oportunidad?

-La verdad es que nunca me lo puse a pensar.Cuando me llamó fue una alegría enorme, algo que disfruto.

-¿Cómo estás física y anímicamente?

-Estoy bien. Me recuperé de las rodillas cuando empecé a jugar en Holanda. Ahí me di cuenta de que podía, y es como que ya no pienso en eso. Antes era un tema, pero ahora no. Ahora empiezo la etapa de ponerme más fuerte y entrenar lo aeróbico, además del hockey, que quiero agarrar nuevamente el ritmo. Busco disfrutar, ya que anímicamente estoy muy feliz y contenta con esta nueva oportunidad.

-¿Cómo se vivieron los años fuera del seleccionado?

-Fueron años muy diferentes a los que viví, pero disfruté de formar mi familia. De alguna manera, después de tanta lesión, también disfruté volver a jugar y me adapté a otra cultura al estar viviendo en otro país. Me lo tomé en su momento como una etapa de crecimiento.

-¿Cuál será tu rol en la cancha?

-Vengo al equipo para aportar lo mejor de mí. Si Chapa me necesita como líder. Soy líder y por eso me llamaron para que vuelva, pero depende lo que el equipo esté necesitando. Si necesita llevar el mando en la mitad de la cancha lo haré. Lo importante es llegar en mi mejor condición física, mental y de juego al Mundial. Las 18 jugadoras que viajen al Mundial tienen que llegar de la misma manera.

-¿Es una utopía creer que podés volver a ser la mejor jugadora del mundo?

-Vengo a dar lo mejor de mí. Quiero ganar el Mundial y si después vienen premios y reconocimientos, bienvenidos ellos. No juego para ser la mejor, juego para que Argentina pueda ser campeón del mundo después de varios años.